LEER A LOS CLÁSICOS

Hola gentes del mundo exterior (exterior a mi casa):

¿Qué tal van vuestras lecturas? Hace tiempo que no os escribo y hoy me he decidido. Quiero compartir con vosotros mi encuentro con Fortunata y Jacinta de Galdós. Sé que los clásicos despiertan cierta renuencia en los lectores. La novela europea y norteamericana de los últimos 80 años se queda con casi todo el público.

A mi me gusta, sin embargo, transitar de unos escritores a otros y probar las distintas épocas y países como una suerte de viaje en el espacio y en el tiempo. Os animo con este “obrón” de Galdos que a pesar de sus cerca de 1300 páginas se lee de corrido. Es lo que en aquella época llamaban un folletín… culebrón de siglo XIX con su triángulo amoroso y sus corazones en salmuera.

Tiene sus descripciones del Madrid de la época pero no resultan pesadas y son relativamente cortas. Esto lo digo porque reconozco que el exceso de descripciones ralentiza la narración y puede resultar aburrido.

Puedo prometer y prometo 😉 que en FyJ no es así. Es más, agradeces que el narrador te adentre en los cafés de la Plaza Mayor en 1870 y en las pollerías y negocios de telas. Que te cuente como era el pueblo y la burguesía y aquello de si disfrutaban de la vida o no.

¿Que de qué va?… Pues se trata de la vida de muchos personajes entre los que destaca Fortunata, hija del pueblo, que se enamora de Juanito Santa Cruz, burgués ocioso y egoísta. Después de una primera aventura, Juanito huye del lado de Fortunata y se casa con Jacinta. Jacinta pertenece a la burguesía pero a la baja, buena educación pero poco dinero y se convertirá, a través de las páginas del libro, en símbolo de su clase como esposa tierna y abnegada.

Mientras esto sucede Fortunata sufre lo más grande. Resulta que está embarazada del galán, además de enamorada. Este amor recorre todo el libro y se convierte en uno de los ejes principales de la narración. Fortunata, además, también es un símbolo de su clase, la representación del pueblo, mujer de corazón fuerte, de pasión incontenible, como una especie de “ser salvaje” bondadoso y ciego.

¿Qué pasará con Fortunata? ¿qué pasará con Jacinta? ¿qué pasará con Santa Cruz?….ahhh….hay que leer el libro 😉

Otra opción para enteraros es ver la serie de tres capítulos que TV1 rodó y tiene colgada en su página de televisión a la carta.

¿camino largo? ¿camino corto? … como diría el noviete de La princesa prometida “Como desees” pero sea como sea no te pierdas esta historia genial escrita por uno de nuestros escritores inmortales….

Un saludo de la Sra Gödell 🙂 y buenas, largas y enriquecedoras lecturas para tod@s

fortu

 

A %d blogueros les gusta esto: