EL ARTE REDENTOR

Uno siempre vuelva una y otra vez a su hogar filosófico y en este caso el mío ya sabéis quien es: el amigo Schopenhauer que da nombre a este espacio.

Ya habíamos dicho que para él, el mundo tiene 2 vertientes; la representación y la voluntad. Una por delante y otra por detrás. De modo que detrás de la representación del mundo subyace una fuerza ciega y sin sentido que es la voluntad.

Schopenhauer busca la manera de eliminar este deseo ciego que subyace y lo logra a través del arte. Redimirse es pues dejar de querer, de este modo nos sustraemos a la cadena infinita de deseos que nos impone la voluntad. El hombre cuando se sumerge en la experiencia estética anula momentaneamente la voluntad, se convierte en puro ojo del mundo, se vuelca en el objeto y se olvida de sí mismo. Es la pura contemplación, ya no somos un individuo que pone la inteligencia al servicio del querer sino que purificados de la voluntad vencemos al tedio y al dolor.

 

 

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. urdemalas
    Nov 19, 2012 @ 13:53:18

    Magnífica reflexión.
    Salud

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: