AMORES LITERARIOS DE VERANO

¡¡Hola gentes de la red!!

¿Cómo va el verano? Veo que muchos de los blog que normalmente leo tienen, como este, poquita actividad. El verano pide aire libre…

Sin embargo, con aire libre o sin aire libre las lecturas continuan y con los libros también hay “amores de verano”. El año pasado me enamoré de la familia Brönte y me leí un puñado de libros de las hermanas. Mientras me paseaba por la playa me sumergí, sin embargo, en las entrañas de los climas más románticos y borrascosos de los británicos.

Este año la cosa fue un poco “musulmana”. Estuve leyendo El castillo blanco de Orham Pamuk, Una ausencia de luz cegadora de Tahar Ben Jellou y La prisionera de Malika Oufkir. Las 3 obras hablan sobre el cautiverio. En la primera se trata de un cristiano que cae bajo el poder de los turcos y acaba haciendo de compañero de un maestro y de un sultán. La segunda, la de Ben Jellou, describe el horrible testimonio de un marroquí acusado de intentar matar al rey que pasa 20 años en la carcel de Tazmamar. La tercera obra es la historia real de Malika Oufkir cuyo padre también fue acusado de regicidio y ella, Malika, junto con su familia dieron con sus huesos en una serie de prisiones terribles y deshumanizadas.

Excepto la primera historia, que es más bien un cuento sobre la cuestión de los dobles, la segunda y la tercera novela son 2 historias reales y expeluznantes sobre los límites humanos. Aconsejo cualquiera de las 3 pero aviso sobre la crudeza de dos de estas obras.

Os animo a que vosotr@s también elijáis vuestros amores de verano. Un abrazo a tod@s

 

*

Hesse escribía: «en teoría soy un santo que ama a todos los seres humanos y en la práctica soy un egoísta que quiere que no le molesten»

Rescatado del blog   “Apuntes de la lechuza”

 

A %d blogueros les gusta esto: