EL SABOR DEL ALBAYCÍN

“Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada”

Francisco Alarcón de Icaza nos deja estos versos que pueden leerse en muchos azulejos y lugares de la ciudad y ponen de manifiesto la belleza sublime del lugar.

Quien haya pasado por Granada ya sabrá que la ciudad enamora. Nos ha ocurrido a muchos. Granada es mágica.

Muchos artistas boquiabiertos la han inmortalizado en canciones, poemas, libros…

Uno de estos enamorados fue un newyorkino llamado Paul Hecht. Escribió la novela El cuentista y nos dejó sorprendidos a muchos, que encontramos la obra casi por casualidad y la leímos embobados en petit comité.

Hace mucho de esta lectura pero recuerdo perfectamente como me gustó. Es una prosa gitana y juguetona que se desparrama graciosamente creando un universo granaíno loco y precioso, pero muy real. Habla del sabor, del olor, de la música, de las especies y del sexo en un lugar de cuento, ideal para cuentistas. Es un libro muy especial que recomiendo  a todos los que alguna vez habéis amado a una ciudad y sobre todo a aquellos que aman Granada, que saben que Granada cala muy fondo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: