MUJERES EN LA LEJANÍA

“Trabaja durante todo el día en mi casa –le cuenta a von Hornstein, frotándose con satisfacción las manos- y cuando regreso de almorzar, tomamos juntos el café, sentados uno cerca del otro en el sofá: me siento como si estuviera casado.”

¿De quién puede ser esta frase? no, no, no, no, no lo estás adivinando, no, no, tampoco…jajaja

No lo vais a adivinar porque no parece suya, es de Schopenhauer, pero de su vejez. Se vé que un año antes de su muerte en 1960 Elisabeth Ney, una escultora, lo visita frecuentemente durante un mes para esculpir un busto y él hace este comentario. En su vejez Schopenhauer se amiga un poco con el género femenino, pues tras recibir cierto reconocimiento por la publicación de Parerga y Paralipómena, algunas mujeres se acercan a él para trabar relación y disolver alguna duda sobre su obra. Una de estas mujeres es esta escultora con quien el filósofo pesimista tiene unos tiernos encuentros. Otra frase que consigna en su diario en esta época es: “Sobre las mujeres no he dicho aún mi última palabra: creo que la mujer, si logra salir de la multitud o, mas bien, si logra elevarse por encima de ella, puede crecer indefinidamente, y aún más que el hombre, a quien la edad le fija una frontera, en tanto que la mujer se desarrolla cada día más”.

Se ve que con el roce su opinión mejora…. El pobre no había tenido muchas oportunidades de codearse con féminas….jajaja

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: