DETALLES

Me encontré delante de mis narices Los testamentos traicionados de Milan Kundera y abriéndolo por una página al azar leí que el autor teniendo entre manos una novela de Carlos Fuentes sintió que estaba unido a él por coexistir en ambos una misma obsesión, por un gusto, por una forma de hacer… A la vez se sentía extrañado de que se diera esta coincidencia entre él y otra persona tan lejana: que nace al otro extremo del mundo, con distinto itinerario cultural…

Yo pensé que yo sentía lo mismo por él, por Milan Kundera. Alguien tan lejano a mi en vida y en cultura que tuviese en sus novelas las mismas preocupaciones existenciales que yo. De una forma casi calcada… Y me sentí como si nos conociéramos.

Hace años leí un montón de novelas de este autor checo, terminaba una y empezaba otra, sin embargo hacía tiempo que no leía nada suyo. Al toparme con Los testamentos traicionados y ojearlos y ver que él sentía por otro lo que yo sentía por él… Bueno, no sé, a mi me pareció muy curioso… ¿no? ¿Vosotr@s que pensáis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: