EL BARRIO

La ciudad entera se viste con sus atuendos de navidad. Ningún infante permanecerá indiferente ante esta dama de luces que exhibe impúdicamente sus mejores galas. Los días señalados se acercan y el frío consume los lares. Con mis uñas azules danzo sobre el teclado para dar cuenta de la vida del barrio. La hermosa plaza y sus calles cortantes se entrecruzan en laberintos familiares. Se puede ver a la miñoca entrando y saliendo de la tierra con sus teselas broncíneas rechazando los rayos de la luz y los girones de las sombras. Es tan gigante y tan bestia el animal que la gente se encarama en sus lomos y sueña con cabalgar. Está rodeada de un césped verde y denso donde se juega a la pelota y corren los perros en pos de sus amos o de cualquier zalamería lanzada por los aires. Desde mi ventana puedo verlos corretear y me sorprendo de su agilidad y de su alegría. He visto la alegría de los cánidos flotar tan descaradamente sobre sus cabezas que no puedo por más que impregnarme de sus dulces efluvios.¡ FELIZ NAVIDAD!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: