GASTRONOMÍA CON ZOLA

Hola gente!!

Aquí me tenéis de nuevo para contaros sobre mis fértiles lecturas. Feliz entre mis mamotretos y dispuesta a seguir descubriendo los tesoros del arte universal. Contenta de su infinitud y sabiendo que esta labor no se acaba ni se apaga.

Estos día estoy con Zola; El vientre de París.

No sé si alguna vez habéis leído a los realistas estos, son un poco pesados, te lo describen todo de cabo a rabo, son capaces de largarte 3 páginas de descripción del vuelo de un abejorro, pero son unos artistas. Capaces de hacerte entrar en la escena de la forma más vívida, te sumergen por completos en la trama.

El vientre de París tiene por protagonista a un reo que llega de la Guayana Holandesa (Actual Surinam y Guayana) a la ciudad escapando de su condena y se instala con su hermano y su cuñada. Sin embargo la verdadera protagonista es París, más concretamente su mercado central. El libro entero gira entorno a la comida, a la digestión, a los aromas de la carne, al alimento, a las grasas, a las sazones, a las especies, al arte de engordar y de colorearse las mejillas, al enseñoreo de la abundancia y la opulencia de París…

Cada línea del libro está entretejida con  metáforas que hacen referencia a esta especie de carnalidad casi erótica.

Hay un capítulo en el que Zola narra la escapada de Florent de su prisión. El relato es el lamento de un hombre que ha sido privado de su libertad y que en su destierro vive entre hambre y enfermedad. Magistralmente el escritor hace pivotar el relato alrededor del escenario en el que se narra. Florent se encuentra en la cocina mientras su hermano, cuñada y ayudantes embuchan salchichones, preparan jamones, funden manteca, hacen los distintos tipos de tocino, las morcillas…

El contraste es magistral; el hambre y la opulencia. Mientras el ex reo narra su historia de estrecheces, en la cocina se está caliente a  la luz de los fogones, la gente está entre comida, están saciados, sus caras están sonrosadas. La ciudad también está saciada. Zola describe París como un gran estómago y su vida y movimiento como una gran digestión.

El vientre de París es una obra tan deliciosa como una cena de Fin de año…jajaja… Así que me parece un libro ideal para esta época. Ahí os dejo la recomendación, si queréis leer o regalar un libro a un amante de lo clásico os aseguro que acertaréis…. Abur y besitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: