CALAMARES PARA GANÍMEDES

Érase una vez un muchacho frágil y escurridizo, sucio como la palangana de un ogro. Vivía en una casa de huesos de cereza. Ante la casa y bajo un viejo árbol se hallaba un viejo escritorio de lata con una lámpara de mesa de cristal verde, un abrecartas con el mango de marfil y una vieja máquina de escribir. El muchacho tenía por mascota una gran ballena rosa que chapoteaba en su bañera, la cual no usaba, por eso estaba tan sucio…

Hubo un tiempo en el que el chico iba siempre tan limpio y pulido como un gondolero de Venecia el primer día soleado de la primavera. Mas, desde que había encontrado a Ganímedes, su ballena, nuestro antihéroe había sacrificado su bañera por ella.

A menudo, salía las frías mañanas a recolectar calamares para Ganímedes. Seguía el recto camino de baldosas amarillas que comenzada al pie de su casa de huesos de cereza y echaba a andar silbando alguna canción. Pasaba por La casita de chocolate y pedía a Gretel un té bien fuerte y lo sorbía escuchando las historias de sus huéspedes, pero él debía continuar su camino, ganapán en mano, para recolectar la comida de su compañero.

En una vieja barca entre girones de niebla se precipitaba en el lago Leteo en pos de calamares. Envuelto en luciérnagas sorbía té de un termo que Gretel había preparado con antelación y como un samurái, hacía girar el ganapán para arrastrar los tesoros del lago.

A su vuelta, entraba al baño, el pescador, y ofrecía a Ganímedes un ágape, mientras sentado sobre la taza del bater, charlaban de lo divino y de lo humano.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: