RELEER

Me puse a releer aquella locura de Trópico de Capricornio, cuando algo te impresiona así, no es bueno dejarlo cerrado en el escritorio y darlo por terminado. Darlo por leído, “bueno, ya está, con este ya he hecho lo que tenía que hacer”, “devorado, asumido, vomitado y sintetizado en mis entrañas”. No, no, no, cógelo de nuevo, ¿de verdad lo has comprendido?, ¿de verdad te has quedado con todo lo que era importante? Seguro que podemos seguir sacando jugo a esta naranja-mónada, a este torbellino de sentidos-sin sentido.

Lo abro de nuevo, dejo que las páginas resbalen suavemente como un abanico entre mis dedos y oigo el siseo de las mismas con el aire, de repente me paro, encuentro esto subrayado.

“El mundo era como un museo para mí; no veía otra cosa que hacer que devorar ese maravilloso pastel cubierto de chocolate que los hombres del pasado nos habían dejado en las manos”

Me quedo pensando, es muy evocador, me imagino a una especie de troll legendario devorando libros hechos de diferentes colores de chocolate. Un enorme volumen de El mundo como voluntad y representación con un canto en chocolate claro y las letras en chocolate blanco; “Delicioso”…jajaja  …”otros por favor, están riquísimos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: