HENRY MILLER, EL PROFETA

Hola bloguer@s!!!

He vuelto de mis vacaciones y os traigo este post que espero que os guste. ¿qué tal se ha portado el Sr. Gödel?…jajaja

Después de devorar Trópico de capricornio me siento renovada. Una puede pensar que una lectura le puede hacer cambiar la piel como a una serpiente. Recordemos que la serpiente es símbolo de salud por este hecho y ocupa el letrero de las farmacias.

Miller habla como un Jesús, que purga, con su grandeza, los pecados de la humanidad.

“Todos mis calvarios fueron crucifixiones de color de rosa, seudotragedias destinadas a mantener avivados los fuegos del infierno para los pecadores auténticos que corren peligros de verse olvidados”

Sus ideas son contradictorias como las de los niños. Él mismo se reconoce seguidor, en cierto modo, del dadaísmo.

Todo el libro parece un vómito compulsivo y continuado de un hombre que se siente iluminado. Se lo acepto, si van a predicar, que tengan algo qué decir que me interese.

Iba en un tren que se comía los kilómetros deslizándose por las vías y mientras, yo, me ensimismaba en la lectura de esta contra-biblia, de este elogio del desequilibrio que se explica ampliamente sobre la música, la verdad y las personas que pueblan el mundo. Entre otras muchas cosas este último tema me caló; sus largas descripciones sobre gente, casi contando las historias de sus vidas, dando razón de lo que eran y no olvidándose de su condición simbólica. El hombre es un animal simbólico.

Entras en un enredo laberíntico de madriguera de conejo o caverna de Platón. Miller te insulta y te ensalza, te desprecia y se apiada de ti, pero en el fondo es un amante de lo humano. En el fondo sabe que hasta lo feo es bello, y que lo mejor que se puede hacer con el mundo y la vida es contarlo todo, todo, desmenuzar cada pedazo infinito de este paraíso infernal y hacerlo pasar por el tamiz de la palabra.

sólo como fenómeno estético están eternamente justificadas la existencia y el mundo

Nietzsche

Anuncios

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. wario
    Feb 28, 2011 @ 00:31:20

    Memorable libro,…mucho mas inspirado que “Tropico de Cancer”, para mi gusto. Una amarga critica tambien al estilo de vida americano y de la lamentable condicion del espiritu humano en nuestros dias,…pero mas alla del pesimismo hay en Miller un increible ansia de vivir, de experimentarlo todo y volver para relatarlo,…una temporada en el infierno para Rimbaud, o un walk on the wildside para Lou Reed…

    Responder

    • cafeypastasconschopenhauer
      Mar 02, 2011 @ 15:43:50

      A mí, hay partes del libro que me recuerdan al Zaratustra, es como una versión más urbanita o algo así. Me gustaría leer también “Trópico de Cancer”, pero se ha cruzado en mi camino “Me llaman Rojo”. Bueno, habrá tiempo para todos… 🙂

      Responder

  2. Adrian Prats
    Mar 04, 2013 @ 08:52:05

    Creo que Miller comprendió muy bien a Scopenhauer

    Responder

  3. Adrian Prats
    Mar 04, 2013 @ 08:52:31

    al maestro Schopenhauer, perdon.

    Responder

  4. cafeypastasconschopenhauer
    Mar 04, 2013 @ 14:23:25

    Muy bien, acertando con el trato. Su Majestad Schopenhauer también sería correcto….jajaja

    Responder

  5. Louis
    Jun 24, 2015 @ 01:04:55

    Muchas gracias por este post, me ha resultado muy favorable. Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: