ÍTALO CALVINO, BIENVENIDO A CASA

Hoy llega a las librerías una recopilación de tres cuentos inéditos de Ítalo Calvino. Su titulo es: La entrada en guerra. ¿De qué trata el libro? El propio autor nos lo dice.

«Este libro trata a la vez de una transición de la adolescencia a la juventud y de una transición de la paz a la guerra. Aquí la guerra es algo de lo que aún se sabe poco y el protagonista es un muchacho que poco sabe aún de sí mismo. Pero los hechos narrados contienen buena parte del futuro; y en ellos opera la eterna interferencia entre los embates de la historia colectiva y la maduración de las conciencias individuales. Era tema para una novela, de no haber sido por esa necesidad que tenemos de escribir aislando un aspecto concreto para estudiarlo a fondo; de esta manera, se ha ido organizando el libro en tres narraciones, que tienen en común protagonista época ambiente, aunque tengan cada una de ellas un desarrollo independiente. Este libro puede ser una incursión que el autor ha realizado en el territorio de la “literatura de la memoria”, para medirse con el lirismo autobiográfico, y buscar allí los caminos de esa narrativa de moralidad y aventura que lleva en su corazón”.

Para quien nunca haya leído nada de Calvino le diré que es como asomarse a otra dimensión, que tiene un arte para narrar que resulta increíble, que sus personajes son tan tiernos que por inverosímil que sea todo te lo acabas creyendo.

Calvino es habanero, aunque vivió mucho tiempo en Italia y yo diría que su estilo entronca con el realismo maravilloso. Hace tiempo tuve la oportunidad de leer su trilogía maravillosa que engloba, El vizconde demediado, El caballero inexistente y El barón rampante. Fue increíble, leer las desventuras de un hombre que había perdido en la guerra a su otra mitad, la historia de un caballero del que empezaba a quedar tan solo una armadura y el cuento de un niño que había decidido vivir siempre encima de los árboles y no tocar nunca el suelo.

Sobre todo este último me encantó, es uno de los personajes con más magia y ternura de los que he leído. Para que todo el mundo se pueda hacer una idea y para “picar” un poquito y dejaros con las ganas (jajaja) os dejo el principio del “magnifiquísimo” El barón rampante.

Fue el 15 de junio de 1767 cuando Cósimo Piovasco de Rondó, mi hermano, se sentó por última vez entre nosotros. Lo recuerdo como si fuera hoy. Estábamos en el comedor de nuestra villa de Ombrosa, las ventanas enmarcaban las espesas ramas de la gran encina del parque. Era mediodía, y nuestra familia por tradición se sentaba a la mesa a aquella hora, a pesar de estar ya difundida entre los nobles la moda, procedente de la poco madrugadora Corte de Francia, de comer a media tarde. Recuerdo que soplaba viento del mar y las hojas se movían. Cósimo dijo: «¡He dicho que no quiero y no quiero!», y rechazó el plato de caracoles. Nunca se había visto una desobediencia tan grave.

Para quien quiera seguir leyendo internet se congratula en ofrecer la obra completa. Ahí queda el enlace.

http://www.librosgratisweb.com/pdf/calvino-italo/el-baron-rampante.pdf

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. elsolosedelata
    Ene 21, 2011 @ 20:08:31

    descargado!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: