LAS CAMPANADAS EN DIRECTO CON EL SR. Y LA SRA. GÖDEL

No, que va, es broma…

Como hoy es un día especial, me ha encargado mi querida Adele que sea yo, el Sr. Gödel, quien os escriba algo; así, para cerrar el año de otro modo. Y bueno, quien se lo puede negar -a fin de cuentas es quien prueba mi comida 😉 –

El año nuevo ya pasó, hace nueve días más o menos. Que hoy lo celebremos no es más que el resultado de la acumulación de vicisitudes históricas -políticas, religiosas y culturales-, que han acabado dándonos un calendario que, casualmente, acaba hoy su ciclo anual.

El ser humano desde antaño ha fijado su atención en la naturaleza, y ha observado ciclos en ella, repetitivos pero a la vez cargados de azar, y es por eso que numerosas culturas han celebrado el solsticio de invierno, el día en que la luz triunfa de nuevo sobre la oscuridad.

Éste es un concepto de año nuevo con más enjundia, no?. El sol volverá, y con él, la vida a la tierra, y consecuentemente nuevas oportunidades.Y eso nos llena de esperanzas, verdad?. Esperanzas, porque certeza no tenemos, como ya dije, y por eso tendemos a cargamos de buenos propósitos, de deseos de hacer de esta iteración algo mejor que las anteriores.

¿Habeis hecho vuestra lista de propósitos para el nuevo año? Os dejo para mañana un par de citas al respecto. Ácidas, y por tanto refrescantes, como casi todas las del conocido Samuel Langhorne Clemens:

“Día de Año nuevo: Ahora es por convención el momento para hacer tus habituales buenos propositos anuales. La semana que viene puedes empezar a pavimentar el infierno con ellos como de costumbre.”

“Ayer, todo el mundo fumó su último cigarrillo*, tomó su última copa y juró su última promesa. Hoy, somos una comunidad piadosa y ejemplar. De aquí en treinta días, habremos lanzado al viento nuestra reforma y habremos hecho nuestros defectos mayores que nunca.”

Cierro dejando hecha la reflexión -positiva-, para quien la quiera, ya que en estos días, con la ingesta de dulces y consecuentes subidas de glucosa, los cerebros están un poco abotargados: Abracemos nuestros propósitos cada día y no lo dejemos para el año nuevo, que, al fin y al cabo, es un día tan irrelevante -y lleno de posibilidades- como otro cualquiera. Sé de lo que hablo, y vosotr@s, también.
Que seais muy felices!

* Bueno, esto, al menos fuera de casa, puede que se haga cierto, pero no por propia voluntad! 😉
Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. cafeypastasconschopenhauer
    Dic 31, 2010 @ 21:40:01

    Bravo Sr. Gödel! por fin has salido del silencio. Me gustan mucho las citas y he averiguado que son de Mark Twain. He estado leyendo el enlace que has dejado sobre él y con todas esas muertes de su familia que tuvo que sufrir no me extraña que se volviese tan ácido. La nota positiva es que hubo de recuperarse de una grave crisis económica y lo hizo.

    Responder

  2. Eldemente
    Ene 04, 2011 @ 16:09:20

    Siempre había imaginado que sr Gödel no escribiría en la lengua de Berceo, pero nunca te acostarás sin saber una cosa más. Los muertos, no sólo sí que escriben, sino que han aprendido idiomas en su estancia en el más allá, y sin generar gasto al estado, bien por ti sr Gödel.
    La segunda cita muy simpática, tanto como la primera, como toda la obra de don Tw. No me gusta ese nombre suyo que tenía que, no sé porque me recuerda al mío Eldemente, supongo que a él mismo tampoco le debía gustar para darlo a conocer, prueba de ello el usar el nombre de don Tw.

    Responder

  3. p3ndr4g0n
    Ene 04, 2011 @ 19:54:17

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: